Escuela de Apologética online

Biblioteca digital DASM

Aprovecha estos recursos y si quieres avanzar entra aquí »⇒ y mira nuestros cursos DASM. Inscríbete y podrás obtener un certificado avalado por obispos de varias regiones.

LAS VACACIONES DEL REY DAVID Y EL CORONAVIRUS

Por Martín Zavala

(Adaptado del libro «Cómo ser un cristiano con Coraje«)

La Vida del Rey David puede dividirse muy bien en dos partes. Hay un «antes» y un «después. ¿Qué fue lo que hizo? Te aseguro que no es lo que estás pensando.

Una de las lecciones más fuertes de la Biblia en relación con el servicio cristiano la encontramos en las VACACIONES que pasó el rey David. Vayamos directamente a la Sagrada Escritura y sigámosle las huellas a este gran hombre. Vamos a leer el segundo libro de Samuel y notemos qué sucedía en la vida del Rey David:

 

2 Sam 5  David es coronado rey de Israel y toma Jerusalén.

2 Sam 6  David traslada el arca(presencia de Dios) a Jerusalén.

2 Sam 7  El profeta Natán anuncia bendiciones a David.

2 Sam 8  David vence a los filisteos, moabitas, Hadadezer…

2 Sam 10  También David vence a los arameos.

Si hiciéramos una película sobre este personaje y la trama llegara hasta este capítulo 10, sin duda que sería todo un héroe y ejemplo que todos quisieran imitar; pero… la vida de David que iba de triunfo en triunfo y llena de bendiciones no termina aquí. Veamos ahora, que sucedió un poco después.

 

2 Sam 13,1ss  Amnon hijo de David violó a su hermana Tamar.

2 Sam 13,23ss  Absalón en venganza manda matar a su hermano Amnon.

2 Sam 15,10ss  Absalón se rebela contra su padre el Rey David.

2 Sam 18,6ss  El ejercito de David mata a su hijo Absalón.

2 Sam 21,1ss  Hubo una gran hambre que duró tres años seguidos.

 

¡Que tremendo! El hombre que iba avanzando lleno de bendiciones ahora se encuentra rodeado de tragedias. ¿Cómo es posible que esto suceda? ¿Cuál fue el error de David que parte su vida en dos caras opuestas? ¿Qué hizo él para nosotros no cometer el mismo error? ¿Qué tiene que ver eso con el coronavirus o cómo aplicarlo en este momento de pandemia y situación tan dificil que vivimos?

En unos minutos te darás cuenta que lo que le pasó a él es lo mismo que les pasa a muchos hermanos y provoca que en la Iglesia ya no encontremos a muchos hermanos que hace tiempo eran los pilares en la comunidad y ahora ya ni a misa van.

 

Es la misma causa que provoca que muchos se queden en el camino después de algunos años de servir y estar “bien” comprometidos. Búscalo tú mismo. Lee tu biblia en este momento en el capítulo 11 del mismo libro que estamos leyendo: segundo de Samuel de los versos 1 al 3 y siguientes.

Al año siguiente en el tiempo en que los reyes salen a campaña. David mandó a Joab con la guardia y todo el ejército. Derrotaron a los amonitas y sitiaron la ciudad de Rabbá, mientras que él se quedó en Jerusalén.

Una tarde después de haberse levantado de la siesta, se paseaba David por la terraza del palacio, y desde ahí vio a una mujer que se bañaba…”

2 Sam 11,1-3

¡No! Tal vez ya estés pensando que el error de David fue el cometer adulterio con Betsabé, y que además, después mandó matar al esposo de ella…esto fue una grave falla, pero no la principal ni la causante de todo el desastre que vino después.

El enorme error de David y del que tenemos que cuidarnos con todas nuestras fuerzas si queremos lograr más en el menor tiempo posible fue el de tomarse sus vacaciones cuando era tiempo de guerra.

Si lees atentamente los versículos que acabamos de ver, encontrarás que la Biblia dice que en el tiempo en que los reyes salen a campaña David mandó a su gente a pelear y ellos ganaron. Pero David en vez de ir a pelear, que eso era lo que le correspondía hacer, se quedó a vacacionar y ahí empezó el desastre.

¡Grábatelo hermano! ¡Grábatelo hermana! Si realmente quieres ser usado en abundancia por el Señor no hay que tomar vacaciones cuando es tiempo de pelear. No se trata de no ir de vacaciones físicas ni de no tomar los descansos ‘necesarios’ quemándonos por exceso de trabajo. !No! El punto es que tenemos que darnos cuenta de una vez por todas que «estamos en guerra espiritual» permante y por lo tanto no hay ‘vacaciones de lo espiritual’.

 

Lo que la Palabra de Dios nos enseña es que a muchos les ha pasado que unos años después de ir avanzando en el camino de Dios y de haber logrado victorias espirituales nos pasa como a David y ya no queremos servir ni ayudar porque ya ‘hicimos mucho’.

Igual que este rey, mandamos a los demás a que sirvan y nosotros queremos descansar. David mandó a Joab y me imagino que pensó: «Que vayan otros, yo ya fui muchas veces; Échenle ganas, ahora les toca a ustedes; buena suerte y que ganen… yo ya gané muchas guerras y otras frases similares».

Hay servidores en las comunidades que después de unos años ya están pensando en las vacaciones, cuando menos por un año descansar de la parroquia y hasta del padre. Desgraciadamente muchos ya nunca regresan y al igual que David empiezan a perder lo que tanto les había costado: las bendiciones de Dios.

 

 Algo similar está pasando con algunos en este momento donde por la pandemia y las restricciones o prohibiciones de no reunirse en grupos para evitar extender el virus están bajando «la guardia» en lo espiritual.

!Quedarnos en casi, excelente!

!No hacer nada por los demás y vacacionar en lo espiritual NO!

 

HOY es un momento de estar más fuertes en lo espiritual buscando formas creativas de seguir unidos a los hermanos y de seguir sirviendo y evangelizando pues hoy más que nunca la gente necesita Fe entre el dolor y la muerte; Esperanza en medio de la crisis; Amor porque hay más gente en soledad y sobretodo necesitan encontrarse con Dios para que El de el consuelo, la paz y salvación pues Jesucristo es más que nunca la Buena Nueva para el hombre de hoy.

 

Por eso, menos que nunca, podemos tomarnos en este momento «vacaciones espirituales».

Usemos los chats, email, telefono, textos, Facebook, YouTube, Instagram y WhatsApp con redoblado esfuerzo para que sigmos llevando buenas nuevas a nuestros amigos, seres queridos y desconocidos.

Busquemos formas creativas de mantener y aun hacer crecer los ministerios y grupos en los que estamos. 

Luchemos por usar todas nuestras armas espirituales para apoyar desde lejos a quienes estan al frente de esta batalla como los enfermeros, doctores, bomberos etc. y sus familiares para que no se «quiebren» ante tanto dolor.

Actuemos quienes tengamos que hacerlo arriesgando un contagio por servir a los demás.

 

No olvides que un soldado, aun desde su «trinchera« donde se protege no deja de luchar. 

 

Si dejamos de hacer lo anterior el coronavirus no solamente matará el cuerpo, sino también el alma de muchos,  y eso, no lo vamos a permitir.

!Levántate! !Ponte de pie! Es Hora de guerra espiritual.

Recuérdalo: Es tiempo de guerra espiritual, no de vacacionar sin Dios; es tiempo permanente de trabajar para conquistar gente para Jesucristo o mejor dicho por la situación actual: ‘es tiempo de llevar a Jesucristo, Dios de la vida, a que camine entre la gente para mostrárles su amor‘.

No es tiempo de vacacionar, sino de trabajar.

 

Animo y cuídate. Ora por nosotros que nosotros lo haremos por ti y juntos oremos a Dios para que pronto pase esta realidad y salgamos más fuertes en la fe, esperanza, amor, familia, caridad y fraternidad.

Sigue luchando por conocer, vivir, celebrar, compartir y defender tu fe para ser un autético cristiano. Fórmate en serio, para saber defender tu fe, también en serio. !Inscríbete en la Escuela de Apologética online DASM!

Si deseas leer un excelente libro digital  de actualidad para leerlo en este momento online por internet desde tu celular o computadora te recomiendo «Coronavirus y Fin del Mundo» ordénalo aquí  .

10

Módulos de enseñanza

 

Edúcate en DASM Escuela de Apologética online con cursos que te ayudarán a certificarte en apologética(Defensa de la fe).  

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp