Escuela de Apologética online

Biblioteca digital DASM

Aprovecha estos recursos y si quieres avanzar entra aquí »⇒ y mira nuestros cursos DASM. Inscríbete y podrás obtener un certificado avalado por obispos de varias regiones.

Hace unos días estaba leyendo un artículo de Sandro Magister, el cual te recomiendo, y me encontré con un comentario muy valioso acerca de lo que hicieron algunos santos en medio de similares o peores pandemias a la que estamos viviendo actualmente.

Cuando lo leí me quedé meditando y sorprendido sonreí al ver el atrevimiento, astucia y valor, acompaños de prudencia, que tienen los santos al ver en todo momento por la salvacion de las almas. Sin duda que los santos son un ejemplo a seguir no solamente en la vida diaria son también en circunstancias especiales o tan dificiles como las pandemias.

 

Por favor léelo y medítalo lentamente. Te lo comparto con la esperanza de que lo compartas con todos los que puedas:

«…En el pasado, cuando se desataron las epidemias, grandes pastores de la Iglesia fueron conscientes de la necesidad de mantener viva la realidad de los sacramentos. 

 

A propósito de esto se puede recordar la gran peste de Milán de 1576. San Carlos Borromeo, el obispo, recibió del gobernador español de la ciudad la obligación para todos los ciudadanos de encerrarse en sus casas durante cuarenta días. Pero mandó a sus sacerdotes a que celebraran las Misas dominicales en las esquinas de las calles, con los fieles mirando hacia afuera desde las puertas y ventanas.

 

San Carlos guió también las procesiones, pero con la astucia de disponerlas en dos filas individuales al costado de las calles y con 3 metros de distancia entre uno y otro penitente. Las crónicas de la época recuerdan sus dos visitas incesantes a los apestados, pero siempre con cuidadosas precauciones. Se cambiaba muy a menudo y hacía hervir sus hábitos, purificaba con fuego y vinagre todos los contactos manuales, mantenía a sus interlocutores a distancia con una varilla de madera. Se calculó que en Milán hubo 17.000 muertos, en comparación con los 70.000 en Venecia.

 

 

Como en los tiempos de San Carlos, también en Roma hoy un párroco celebró la Misa del Domingo de Ramos al aire libre, en el campanario, con los fieles mirando desde las ventanas y balcones. Su gesto entró en las crónicas en medio de las noticias bizarras. Pero ciertamente esa Misa fue más “verdadera” que las transmitidas electrónicamente.»

 

Otros sacerdotes han celebrado misa y ‘horas santas’ al aire libre en parques o estacionamientos, pero la gente permanecía en sus carros siguiendo así las medidas de protección y seguridad.

Lo importante es que «el celo apostólico» en todo momento debe impusarnos en este momento a  seguir buscando «ganar almas» para Cristo. El mensaje de san Pablo que es específicamente para la predicación también aplica a los otros medios de santificación, especialmente los sacramentos.

 

«Predica la palabra; insiste a tiempo y a destiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción.» 2 Tim 4,2

10

Módulos de enseñanza

 

Edúcate en DASM Escuela de Apologética online con cursos que te ayudarán a certificarte en apologética(Defensa de la fe).  

Este excelente tema en tus Redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp